miércoles, 13 de febrero de 2013

LOMO DE CERDO CON CASTAÑAS




Ummm, ya ha pasado el carnaval, carnaval, carnaval te quieeroooo, que decía la cancioncita que estos días, de veras, que me ha trastornado los oídos porque ya se hacía pesadita. En fin, que retomo receta salada después del estupendo y maravilloso Risotto de Boletus anterior, que muchos habéis realizado y compartido conmigo.

Esta vez, me apetecía probar castañas en un plato salado. Así que, adquirí una cinta de lomo de cerdo gallego, criado con castañas también, y lo preparé de manera tradicional, añadiéndole los frutos maravillosos de nuestros castaños.

Sabéis que mi relación con la castaña es especial. Y, una vez más, me ha hecho triunfar. Esta receta os la recomiendo de verdad. Qué rico ha quedado el lomo, pero las castañas son viciosas. Con deciros que se comieron todas y tuve que repetirlas para acompañar a la carne que había sobrado.



Eso sí, es fundamental que el vino que empleéis sea rico. Yo tenía una botella Magnum de Viña Costeira que me había traído su gerente y, la verdad que la bajamos toda entre las castañas y servidora, jaja. Qué ricas han quedado. Os dejo la receta. Hacedla!!



INGREDIENTES:

  • 1 cinta de lomo de cerdo criado con castañas (que sea todo gallego es imprescindible)

  • Zanahorias

  • Cebolla

  • Castañas

  • Ajo, sal, perejil, vino para el adobo

  • Vino blanco


ELABORACIÓN:

Primero, prepara el adobo y unta el lomo con él. Déjalo un par de horas o, mejor, si lo preparas la víspera.

Marca el lomo en una sartén. De este modo, la carne se sellará y no se perderán los jugos.

Colócalo en una fuente apta para el horno y, para que no esté solito, añade las zanahorias troceadas y la cebolla cortada en juliana y sálalas un pelín.

Mete la fuente en el horno y, cuando veas que empieza a hacer ruiditos (no, no pide auxilio, pide de beber), riégalo con el vino. Yo soy generosa, generosa, lo cual quiere decir que básicamente se hace en vino. No digo más. 

A partir de este momento, tendrás que estar pendiente e ir regando la carne de vez en cuando.

Cuando le falte como media horita, añade las castañas crudas y peladas (yo usé unas castañas congeladas fantásticas que me regalaron y que dejé descongelar). 
Si ves que es necesario añadir más vinito, pues no lo dudes y riega de nuevo. Te lo agradecerán después.

Calcula una horita por kg de carne, pero eso va a gustos.

Retira la salsa sobrante y tritura junto con la cebolla, castañas (no todas) y zanahorias. Harás una salsa estupenda que quedará más o menos líquida, dependiendo del líquido y cantidad de castaña y zanahoria que tritures. Estupenda es decir poco. Acuérdate de comprar pan suficiente porque mojarás y mojarás sin arrepentimiento.



Para servir, lonchea la carne y acompaña de la guarnición. Al llevar castañas, no necesitamos más, pero por si en tu casa sois golosos de más, un puré de patatas casero será una opción, o mismo un puré de castañas. Pero ya te digo que no es necesario, las castañas cumplen el papel del tubérculo.


¡¡¡Disfrútalo, cuéntamelo y corre la voz!!!

4 comentarios:

Loly Llano dijo...

Que rico Berta! Este año como no puedes concursar no te has podido resistir eh bribona?

La salsita esa triturada tiene que estar de miedo! Esto hay que probarlo!

Berta dijo...

Loly gracias por venir que ya estaba yo mosqueada que muchas visitas pero nadie me decía nada, ni bueno ni malo.

Este año no podré pero no por ganas porque ideas me sobran y ganas tengo hasta para regalar.

Esta salsa es puro vicio. El pableras se puso morado.

Muacs salados y gracias de nuevo

Anónimo dijo...

Qué fantástica presentación. Debe estar de vicio.

C.

Berta dijo...

C. gracias. Lo estaba y lo sabes.

Muacs salados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...